Compra en Amazon: Los más vendidos en ElectrónicaLa música más popular


Diagnóstico y propuesta para la refundación del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en Aguascalientes, publicada por Isidoro Armendáriz García en su cuenta de Facebook:

• El Partido Revolucionario Institucional necesita una revolución interna antes de que obtenga una derrota más. Una Revolución que reactive su parte anatómica central y periférica.
• Renovarse o morir es la frase que invocamos quienes creemos en el proceso de un cambio democrático a partir de la reorganización de los partidos políticos, pero no en la lógica del “gatopardo” o de los cambios cosméticos, sino en el cambio profundo, intenso y extendido.
• Es ahora cuando debemos matar las prácticas nocivas de un sistema político gastado, sumido en el anacronismo burocrático partidista.
• Las nuevas dirigencias del Partido, municipales, sectoriales y estatal, deberán contar con liderazgos estratégicos, humanos, dinámicos, visionarios, misioneros y conciliadores.
• También requiere sangre purificada en sus venas para la reconstrucción de su tejido político
• El arribo de los próximos dirigentes al PRI no constituye un regalo de lotería. En las circunstancias en las que se encuentra habrá de remar contra la corriente y enfrentar con valor, destreza y pasión las adversidades y debilidades fuera de gobierno.
• Por ningún motivo podemos seguir perdiendo elecciones por divisiones caseras, torpeza política, traiciones, improvisaciones, simulaciones, impericia o ingenuidad del gran impacto y daño que generan los factores externos al Partido.
• En muchas ocasiones el PRI ha vencido al propio PRI, en otras elecciones, como ésta, los factores externos fueron más poderosos que la propia fuerza del Partido y sus aliados.
• Durante más de 12 años guerreamos sin tregua para reconquistar el poder y lo vamos perdiendo gradualmente. En este largo camino tuvimos bajas impresionantes: algunos compañeros de lucha murieron, otros sacrificaron a sus esposas e hijos y hubo a quienes el cansancio los derrotó.
• Debemos generar un gran impulso y hacer conciencia de la necesidad de arribar a una plataforma mental superior que nos permita visualizar y construir victorias. Nunca debemos permitir la derrota del pensamiento como secuestro, ni la sicología de la depresión como reacción a la creación de nuevas realidades electorales.
• Si realmente deseamos ganar en el 2018, pensemos en cómo y con qué vacunarnos en contra de la contaminación, simulación, corrupción y prostitución política. De otra manera todos, sin darnos cuenta, seremos como aquél moribundo ciego que no sabe que está llegando a las puertas de la muerte.
• Que se haga un acto de contrición en la voluntad de los líderes, que no se satanice la conciencia crítica, que se haga sentir el peso del entusiasmo, que se demuestre la fuerza y el alcance del priísmo y que no se repitan errores de cálculo y de percepción.
• Quien deba tomar la iniciativa de armonizar la vida política del PRI, debe hacerlo cuanto antes y construir los puentes necesarios para que los liderazgos priístas transiten, acuerden y aproximen lazos solidarios.
• Todos tenemos que ayudar a que el PRI salga de su proceso crítico, deje de perder elecciones y se prepare para iniciar precampañas y campañas exitosas.
• Aguascalientes quiere candidatos ciudadanizados, que no necesariamente independientes, aunque los arrope el PRI u otros partidos. Los priístas sabemos que jugando solos y aislados no podemos ganar elecciones. En la lógica de este juicio, el PRI debe reconstruir su vitalidad social y no hacer rehenes del fracaso anticipado a sus presuntos prospectos a candidatos en las elecciones del 2018.
• De nosotros, los opositores se han burlado de un modo hiriente por nuestras torpezas tácticas, errores políticos y traiciones personales. Por ello es urgente promover un esquema radical para iniciar un proceso de cambio en el PRI, que le permita ganar elecciones.
• Un escenario centralista de partido no favorece al priísmo, en lo absoluto. El modelo político-electoral aplicado está rebasado. Se propone estructurar liderazgos colectivos e innovadores.
• Es necesario legitimar las dirigencias estatal y municipales del Partido por la vía democrática (consulta directa a las bases), cuidando el perfil competitivo y profesional de los aspirantes.
• Los cuadros deben estar debidamente adoctrinados y capacitados, cuando menos en los documentos básicos del Partido, para fungir como mentores permanentes y bajo un programa intensivo y continuo, en todas las estructuras y con los líderes naturales en las colonias y comunidades.
• Ante una sociedad cada vez más globalizada, informada y con un criterio plural debe fomentarse la participación organizada de líderes ciudadanos en la toma de decisiones compartidas y como integrantes de una contraloría social que vele por la transparencia y probidad en las acciones del Partido.

Por lo anterior propongo:
1) Reorganizar al Partido, su estrategia y su cadena de mando.
2) Renovar a los comités municipales por la vía de la consulta directa a la base social para la democratización y ciudadanización del Partido.
3) Renovar integralmente a la dirigencia del Comité Directivo Estatal y de sus consejos políticos estatal y municipales.
4) Llamar a cuentas a servidores públicos priístas y denunciar los actos de corrupción.
5) Crear un órgano de control y seguimiento que promueva la expulsión de los traidores al Partido.
6) Erradicar liderazgos autoritarios, monolíticos y lineales que producen derrotas electorales.
7) Constituir un frente amplio y plural para la evaluación y seguimiento de actos de gobierno.
8) Revisar los métodos de selección de candidatos y dirigentes para no improvisar candidaturas ciudadanas ni desechar cuadros competitivos y honestos.
9) Crear la comisión integradora para la unidad del Partido.
10) Generar foros y tribunas democráticas para discutir los grandes problemas del Estado y sus propuestas alternativas.
La fuerza y el poder del PRI radican en su gran capacidad de resistencia; las victorias como las derrotas no son para siempre, son de ida y vuelta.
Todo cambio trae consigo dudas y riesgos pero no debemos titubear en realizarlos por muy duros que parezcan, pues el PRI debe perdurar en la vitalidad de la verdad y no dejar que muera por la complicidad del silencio y de la conveniencia.