Compra en Amazon: Los más vendidos en ElectrónicaLa música más popular


En una amplia entrevista con Alberto Viveros la tarde de este jueves 20 de octubre, en Radio BI de Radiogrupo, Lorena Martínez habló de su partido, el Revolucionario Institucional, de la campaña electoral, de los resultados adversos para el tricolor y de su futuro político. Fue tajante: no volverá a buscar ser gobernadora.
“El PRI es un partido que tiene la más grande base social en México; en Aguascalientes una base social que vale 20 puntos; pero por otro lado es un partido que hoy por hoy acumula el mayor porcentaje de rechazo. Y eso hace complejo una campaña política, porque hay un número muyimportante de ciudadanos, que solo por el hecho de ser candidato del PRi ya no van a votar por ti.Y ese es el desgaste acumulado de muchos años de gobierno y de muchos errores, sin duda”, dijo la ex abandera del tricolor.
“Tenemos un partido en Aguascalientes que ha sido más bien producto de la parálisis de los últimos seis años; ganamos las elecciones hace seis años, ganamos muy bien; a partir de ahí no hemos ganado una sola, cuatro elecciones, cuatro perdidas”. Añadió que como en los tiempos de Ernesto Zedillo, la militancia del PRI Aguascalientes se ha sentido alejada de su gobierno. “Y todo ello hace que el voto del PRI se vaya haciendo más chiquito”, añadió Lorena Martínez.
Señaló que los priistas no estuvieron bien capacitados y que los organismos electorales no estuvieron a la altura. Y puntualizó: “ hubo 16 mil votos que no se contaron bien; para todos los candidatos”.
Dijo que no habla de traiciones porque no tiene como demostrarlas; que hubo brazos caídos, como en todos los partidos.
Reconoció que “el error de cálculo estuvo en el número de votos” que iban a aportar los partidos que integraron la coalición Aguascalientes grande y para todos.
Finalmente dijo que no sabe si buscará la candidatura al Senado por el PRI en el 2018. Y con lágrimas en los ojos le dijo al conductor Alberto Viveros que tampoco buscará de nuevo la gubernatura de Aguascalientes, porque a partir de los 55, 60 años se dedicará a otra cosa; y porque le hizo una promesa a su madre: no volver a ser candidata a la gubernatura.