Compra en Amazon: Los más vendidos en ElectrónicaLa música más popular


En su columna Teléfono Rojo, José Ureña contó en 24Horas que la injerencia del obispo de Aguascalientes, José María de la Torre, en las elecciones locales de Aguascalientes  fue soslayada en una reunión de la jerarquía católica con el presidente Enrique Peña Nieto en Los Pinos, en junio, dos semanas después de las elecciones?
Aquí el fragmento de su columna:
La historia es de prelados:

En junio, dos semanas después de las elecciones, por fin el alto clero mexicano fue recibido en Los Pinos por Enrique Peña.

Cita lograda tras muchas gestiones, cuando la jerarquía católica –y con ella las de otros credos– se lanzó contra la iniciativa para legalizar los matrimonios homosexuales y su derecho a adoptar.

A la cita acudieron, digamos para omitir, la mayoría de los altos purpurados.

Los recibió el Presidente, y uno se imagina entre los presentes a Miguel Ángel Osorio Chong como responsable del trato clerical y al omnipresente Luis Videgaray.

El encuentro comenzó por pasar revista a ciertas circunstancias como el activismo del obispo de Aguascalientes, José María de la Torre, en las elecciones de junio.

Sus homilías, pastorales y campaña con catequistas, sacerdotes y feligreses fue fundamental para atacar a la priista Lorena Martínez y beneficiar al panista Martín Orozco.

El tema pareció pasar de soslayo.


No hubo un reclamo de gobernabilidad, debería decirse, por la intervención política de la Iglesia católica en asuntos políticos y el rompimiento del mandato divino Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.

0 comentarios