Compra en Amazon: Los más vendidos en ElectrónicaLa música más popular


La justicia laboral esperó 99 años para reconocer el voto personal, libre y secreto de los trabajadores para elegir a sus dirigentes sindicales, elemento clave para desaparecer a los sindicatos charros, blancos o de empresa, afirmó el senador Fernando Herrera Ávila, coordinador de los senadores panistas.
 “Estoy muy complacido de que una demanda histórica del PAN, el voto libre y secreto de los trabajadores sindicalizados, por fin haya sido aprobada el jueves pasado en el Senado de la República. Espero que la Cámara de Diputados y las legislaturas locales también lo aprueben para que sea norma constitucional”, indicó.
La libertad sindical se tardó 99 años, pero ya llegó y no hay quien la detenga, afirmó el legislador en un comunicado de prensa.
 Herrera Ávila, también presidente de la Junta de Coordinación Política, recordó que al inicio del gobierno de Vicente Fox, con la euforia de la alternancia, “creímos que había llegado el momento de hacer esa reforma, pero el PRI lo impidió, porque el sindicalismo corporativo era uno de sus principales brazos electorales”.
Ahora, agregó, con la iniciativa que envío el presidente Peña Nieto y las modificaciones hechas por la bancada panista, “tenemos un dictamen de avanzada, aprobado prácticamente por unanimidad el jueves pasado, y espero que logre el mismo consenso en la Cámara de Diputados”.
Explicó que con la reforma desaparecerán las Juntas de Conciliación y Arbitrajes, las cuales dependen del Poder Ejecutivo, y los conflictos obrero-patronales pasarán al Poder Judicial, lo cual disminuirá la pérdida de tiempo y favorecerá la transparencia y la rendición de cuenta de los sindicatos.
 La reforma hace más fácil el acceso del trabajador a la justicia laboral y facilita los acuerdos entre gobierno, capital y trabajo como elementos para tratar de recuperar el crecimiento económico y la productividad.