Compra en Amazon: Los más vendidos en ElectrónicaLa música más popular


Ayer miércoles 12, los magistrados del TEPJF le serrucharon dos patas, las más sólidas, a la mesa sobre la que se sostenía la impugnación del PRI y socios al resultado de las elecciones para gobernador de junio pasado en Aguascalientes.
La apuesta tricolor era demostrar que el alcalde de Aguascalientes, Toño Martín del Campo, anduvo repartiendo despensas para beneficiar al candidato Martín Orozco. No lo pudieron demostrar. Una pata menos.
Otro intento del priismo fue acusar a MOS y al PAN de haber rebasado el tope de gastos de campaña. En esto los tricolores salieron raspados: el INE los acuso de mentirosos y de hacerlos perder el tiempo. Y los magistrados tampoco avalaron la queja. Segunda pata serruchada.
Ahora la mesa del PRI se quedó con dos patas, las más débiles.
La presunta injerencia de la Iglesia Católica en el proceso electoral, que no es vinculatoria al tema electoral, entre otras cosas porque constitucionalmente no es causa de nulidad de la elección.
Y la cuarta pata: la presunta inelegibilidad de Martín Orozco, que debió ser combatida desde que le aceptaron el registro como candidato, pero que a nadie se le ocurrió.
Los que saben de derecho electoral dicen que además de tener la razón, hay que probarla; y esperar a que los magistrados te la concedan.
Suponiendo sin conceder que el PRI tenía la razón, ahora es claro que sus equipos jurídicos no probaron tenerla, incluso el INE los acusó de “proporcionar información inverosímil”; les dijeron mentirosos pues. ¿Cómo esperaban que les concedieran la razón; por un milagro de San Marcos o de la Virgen de la Asunción?
Las elecciones se ganan en las urnas, y se defienden en la mesa. Las elecciones se ganan trabajando como si hasta el último minuto lo tuvieras todo en contra. Desechar el escenario de la derrota, por irresponsabilidad o por soberbia, es abdicar de la tarea partidista principal: buscar el acceso al poder.
¿Para qué pidieron el voto en el proceso electoral si no estaban haciendo lo necesario para defenderlo? Esa es otra forma de hacer fraude: a tus candidatos, a tus electores, a uno mismo.
/jmr

0 comentarios