Compra en Amazon: Los más vendidos en ElectrónicaLa música más popular

• Varios estrecharon la mano del presidente Felipe Calderón a su llegada al relleno sanitario de San Nicolás, pero unos pocos lo hicieron con singular alegría, entre otras cosas porque en tiempos electorales les basta, como el compadre del presidente Porfirio Díaz, con que el actual los deje decir que son sus amigos. Un gesto amable, una palmadita, un apretón de manos son empujoncitos, cuando no de plano espaldarazos para colocarse en las posiciones mas cercanas para conseguir una candidatura.

Uno de esos fue Fernando Herrera Avila, que ya compartió con Calderón las tareas de una legislatura federal. Esta mañana estaba sonriente, muy sonriente, al paso del mandatario, quien se detuvo a saludarlo. Un gesto que no muchos consiguen. A Fernando Herrera los priistas lo han convertido en saco de box y lo están acusando de operar, desde el gobierno estatal, donde cobra como subsecretario de Desarrollo Social, una gran maniobra para hacer una elección de estado.

Otros ya están viendo a Herrera como el suplente de Raúl Cuadra y otros mas lo están enfrentando, desde ya, a Jesús Martínez en la competencia por la candidatura a la presidencia municipal de Aguascalientes. ¿Para cuándo le servirá a Herrera Avila el saludo de Calderón?

Otro que también tuvo motivos para sonreír fue el ex alcalde Martín Orozco Sandoval. Primero, saludó al presidente cuando este llegaba. Eso, estaba entre los invitados. Después, cuando Calderón quiso destacar que el relleno sanitario de San Nicolás ha sido fruto del esfuerzo de administraciones municipales panistas encabezadas por Luis Armando Reynoso y por "Antonio Martín del Campo", todo mundo supo que el presidente se refería a quien no quiso competir por una diputación federal. Calderón Hinojosa enmendó el error cuando ya el acto había concluido, fue corriendo hasta el micrófono y aclaró que se trataba de Martín Orozco. Un detalle, que con pifia incluida, muchos ya quisieran.

Ya concluido el evento, Orozco Sandoval se retiró acompañado de la diputada federal Nelly, lo que no desaprovecharon los fotógrafos.

• Parco el trato de Felipe Calderón Hinojosa para el gobernador Luis Armando Reynoso Femat. No conversaron mucho cuando estaban lado a lado en el presidium. El que tomó la iniciativa fue el gobernador, pero el presidente se mantuvo distante y con el rostro duro. Después, Calderón titubeó con el nombre del mandatario estatal y apenas lo saludó de pasadita cuando concluyó su mensaje.

No es secreto que ambos nunca han tenido una relación cordial y en vísperas de que se decidan las candidaturas del PAN a las diputaciones federales, debe haber motivos para mantener tensa la comunicación. A ello habrá que agregar asuntos como el de la seguridad y están los ingredientes para un caldo de sabor amargo.

Y la duda, que ayer a muchos atenazaba: ¿a qué vino el presidente?

• En primera fila, como niños bien portados, los diputados locales Alberto Solís, Tagosam Salazar y José Robles. Los tres priistas en un acto con mayoría de panistas. Apenas el alcalde Gabriel Arellano, con sello tricolor en el presidium. Cosas de la cohabitación política.

Technorati tags:

0 comentarios