Compra en Amazon: Los más vendidos en ElectrónicaLa música más popular

Haciendo de tripas corazón, el Gobierno del Estado de Aguascalientes convirtió el intento de ejecución o levantón al director de la Policía Estatal, Juan Muro Díaz, en un acto propagandístico y emitió un comunicado en el que se festinó "La basta experiencia policial del Comandante Juan Muro le permitió evitar cualquier enfrentamiento que pusiera en riesgo la integridad de cualquier transeúnte."
También se precisó que "Cualquier hecho delictivo será combatido de manera contundente mediante la coordinación interinstitucional de los cuerpos de seguridad", lo cual no deja de ser un mero enunciado pués después de un operativo implementado los delincuentes armados que amenazaron al jefe policiaco no fueron localizados y menos detenidos. Ni siquiera un enfrentamiento con ellos hubo.
El comunicado también contiene los siguientes párrafos:

Finalmente el responsable de la seguridad pública del estado manifestó que recibió instrucciones del Gobernador del Estado de mantener la alerta en todas las corporaciones policiales y estrechar la coordinación interinstitucional para ser eficaces y brindar resultados oportunos a la ciudadanía.
Por lo anterior, el Gobierno del Estado ratifica su compromiso de combatir de manera frontal y decidida cualquier tipo de delincuencia que se presente en la entidad, por lo que se redoblarán los esfuerzos para garantizar la tranquilidad de todos los que habitan esta noble tierra.

Sin embargo, un hecho posterior, alrededor de las 22 horas puso en duda las intenciones del gobierno estatal, según nota de Hidrocálido:
Otra narco-ejecución se registró anoche en la colonia Insurgentes en donde un presunto traficante de drogas conocido como «El Gringo» fue acribillado a tiros con «cuernos de chivo» por cuatro sujetos que lo sorprendieron afuera de su casa.
El ejecutado fue identificado como Martín Leaños Herrera, contaba con 31 años de edad y tuvo su última morada en la finca marcada con el número 306-B de la calle Serapio Rendón de la mencionada colonia Insurgentes.
En el lugar de los hechos las autoridades encontraron dos vehículos de lujo que resultaron ser propiedad de dicho individuo y los cuales fueron asegurados. «El Gringo» cayó muerto detrás de uno de ellos, mismo que presentaba impactos de bala y manchas de sangre, además de que en su interior también se observaron casquillos percutidos.
De acuerdo a la información recabada por este Diario en el lugar de los hechos, «El Gringo» ya había sido víctima de un par de «levantones» hacía un mes y una semana. Presuntamente, se dedicaba a la distribución de drogas y quienes lo «levantaron» querían que vendiera para ellos. Se cree que en el primer «levantón» «El Gringo» fue enterado de las intenciones de sus captores y que luego lo dejaron en libertad para conocer su respuesta.
Hace una semana, presuntamente, lo volvieron a «levantar» para preguntarle qué había pensado, por lo que las autoridades presumieron que «El Gringo» se negó a vender para quienes lo estaban privando de su libertad. Ante esto, volvió a ser dejado «libre», aunque prácticamente quienes lo «levantaron» lo «sentenciaron a muerte» y anoche lo ejecutaron.
Se dijo que ayer, alrededor de las diez de la noche, Martín se encontraba afuera de su casa, frente a la cual tenía estacionados sus dos vehículos, una camioneta Cadillac Escalade en color negro y con placas 876-TYU del Distrito Federal y un Volkswagen Jetta negro, modelo 2002, con «quemacocos» y sin placas. La camioneta estaba justo frente a su casa y el coche en la acera de enfrente.
En determinado momento a ese sitio llegó un automóvil Seat en color gris y sin placas de circulación, el cual era tripulado por cuatro sujetos, los cuales habrían descendido para acribillar a Martín. «El Gringo» al parecer estaba recargado en el VW Jetta y recibió los balazos prácticamente a quemarropa, tras de lo cual caminó hacia atrás del coche y cayó boca abajo en el piso. Consumada su obra, los sicarios se retiraron velozmente a bordo del Seat sobre la misma calle Serapio Rendón hacia el sur pero luego ya no se supo qué rumbo tomaron.
Como se mencionó, la ejecución fue consumada ante la mirada de decenas de personas, quienes al ver caer a Martín de inmediato pidieron ayuda a los Servicios de Emergencia. Al lugar acudieron de inmediato oficiales de la Policía Preventiva y de la Estatal así como agentes de la Ministerial, quienes cerraron el paso de la calle Serapio Rendón para impedir que al lugar se acercaran más curiosos de los que ya había.

Y por si no fuera suficiente, a media mañana de este viernes 4 de mayo, cuatro sujetos armados y encapuchados asaltaron una sucursal de Banorte sobre avenida Universidad, después huyeron en una minivan azul que abandonaron en la colonia Fátima.

Technorati tags:

1 comentarios

  1. raspberrymethadone // viernes, mayo 04, 2007 10:44:00 p.m.  

    Hola me gustaria intercambiar links, saludos....
    www.sonidocrocante.com

    raspberrymethadone@mac.com