Compra en Amazon: Los más vendidos en ElectrónicaLa música más popular

La muerte de un joven integrante de la porra de los Rayos del Necaxa, cuando viajaba asomándose por el respiradero de un autobús que se dirigía al Estadio Azteca ensombreció todavía más la eliminación del equipo en la Copa Libertadores a manos de El Nacional de Uruguaya en un marcador parcial de 1-0 (4-2 global).
Necaxa tuvo un desastroso desempeño en el torneo de Clausura 2007: cuatro triunfos, seis empates, siete derrotas y terminó en el penúltimo lugar de la clasificación general. Por momentos pareció aferrarse a la Copa Libertadores para conservar la dignidad, pero terminó también por sucumbir.
El título de esta entrada se refiere al luto en la porra, pues mientras por la mañana en una estación de radio la familia del seguidor necaxista lamentaba su muerte y el gobierno municipal se ofrecía a pagar los gastos funerarios, la directiva necaxista brilló por su ausencia. Incluso el gobierno del estado, cuyo gobernador Luis Armando Reynoso Femat es el principal promotor del equipo, también tardó en reaccionar y ofrecer su ayuda a la enlutada familia.
Tragedias como la del joven porrista tendrán que obligar a revisar el papel que juegan los clubes de futbol en esa otra vertiente del balonpié: la contratación de jóvenes para que con su entusiasmo, y en no pocas ocasiones excesos, mantengan en alto el latir apasionado por una oncena.
Por cierto, el sitio oficial del club Necaxa no tienen ninguna referencia al accidente, menos una posición oficial de la directiva.

Technorati tags:

1 comentarios

  1. Anónimo // lunes, noviembre 05, 2007 5:06:00 p.m.  

    saludos carnales del barrio de queretaro luego nos vemos en otra riña haber como nos toca