Compra en Amazon: Los más vendidos en ElectrónicaLa música más popular

El municipio de Aguascalientes posee desde 2002 los derechos de un sistema de cobro de agua potable mediante un medidor electrónico y tarjetas de prepago, desarrollado por el Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada, B.C. (CICESE), perteneciente al Conacyt.

La creación del dispositivo y la tarjeta fueron encargados por la Comisión Ciudadana de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Aguascalientes (CCAPAMA), que en 1992 era dirigida por Roberto Amador Martínez, quien junto con Desiderio Carrasco aportó diversas ideas para concretarlos.

De acuerdo al CICESE, el dispositivo no fue implementado en Aguascalientes debido a un cambio de administración. En la creación se invirtieron 315 mil pesos y los recursos provinieron del Fondo Mixto CONACYT-Aguascalientes.

El medidor electrónico, en conjunto con la tarjeta de prepago permitirían a los usuarios del agua potable en el municipio de Aguascalientes abonar dinero y consumir únicamente el líquido prepagado.

Además, los medidores electrónicos permitiría regular el tandeo de agua, agrupando zonas y cerrando el flujo por tiempos definidos, de manera automática.

Llama la atención, que siendo propietarios de esa tecnología, los gobiernos municipales no hayan implementado su instalación, que ayudaría a frenar los cobros excesivos que regularmente impone la concesionaria del servicio de agua potable, CAASA.

Un dispositivo electrónico combinado con una tarjeta de prepago permitiría a los usuarios regular su consumo de agua y propiciaría un uso más racional de ese líquido. El prepago daría al usuario la certeza de pagar lo justo por el agua consumida y quitaría la duda de qué hace la concesionaria para incrementar constantemente el importe de los recibos.

Enseguida, la información completa, según la divulgó el 19 de noviembre pasado la Agencia de Noticias de Ciencia y tecnología del CONACYT:

Investigadores del Departamento de Electrónica y Telecomunicaciones del CICESE desarrollaron un medidor electrónico y una tarjeta de prepago para eficientar el cobro del servicio de agua potable y reducir fugas.

En entrevista, Enrique Mitrani Abenchuchan señaló que el medidor fue desarrollado en 2002 a solicitud de la Comisión Ciudadana de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Aguascalientes (CCAPAMA), dirigida entonces por el ingeniero Roberto Amador Martínez quien, junto al ingeniero Desiderio Carrasco, aportó muchas ideas originales para el diseño del dispositivo.

El medidor funciona mediante el uso de una tarjeta electrónica de prepago recargable, a la cual el usuario decide cuanto dinero abonar. Dicha tarjeta se introduce en el medidor, el cual registra la cantidad de agua por la que se pagó y permite su entrega, una vez agotados los metros cúbicos abonados el dispositivo no permite que fluya más agua.

“El medidor y la tarjeta facilitan el cobro del agua, por un lado, y, por otro, evitan su desperdicio, pues en caso de una fuga sólo se derraman los metros cúbicos pagados, ya que el medidor corta el suministro de agua automáticamente en cuanto se agotan la cantidad pagada.”

Otra de las bondades de este sistema es que permite detectar la evasión del pago, pues cada vez que el usuario acude a recargar su tarjeta a la institución responsable del cobro, ésta almacena en su base de datos las fechas de pago del cliente y su patrón de consumo.

“En la tarjeta queda registrado el historial de consumo de los usuarios, de modo que es posible descubrir anomalías en el uso y pago del agua. Por ejemplo, si un usuario utilizaba 10 m3 al mes y de pronto reduce su consumo sólo a uno, esto podría indicar que colocó el equivalente a un diablito eléctrico en el medidor para consumir más sin pagar.”

Asimismo, si una persona deja de recargar por mucho tiempo su tarjeta aparecen banderas de alarma en el sistema, las cuales evidencian un comportamiento anómalo en el pago, mismo que, de acuerdo con el investigador, posiblemente se deba a que “encontraron la manera de puentear el aparato para no pagar.”

Como un plus, el especialista del CICESE, institución que pertenece al Sistema de Centros de Investigación Conacyt, señaló que la instalación de estos medidores permitiría cerrar de forma automática, y a una hora determinada, el paso de agua en colonias completas para que el líquido llegue a las partes más altas de una ciudad cuando hay poca agua.

“En algunas ciudades, Aguascalientes entre ellas, durante una o dos horas por las noches, se cierran las válvulas sectoriales que suministran agua a las partes bajas de la ciudad para que el líquido llegue a las zonas altas. Pero con nuestros medidores ya no habría necesidad de cerrar dichas válvulas, pues cada tarjeta puede programarse para cerrar en forma automática y de manera programada los medidores de una manzana o una serie de manzanas.”

Tarjetas personalizadas
Para evitar el mal uso de las tarjetas de prepago, los investigadores del CICESE decidieron personalizarlas mediante un código numérico, el cual impide que un plástico pueda utilizarse en más de un medidor, aún cuando tengan dinero abonado. Otra ventaja de poder personalizar la tarjeta es que es posible aplicar tarifas diferenciadas y/o escalonadas a los usuarios.

“A cada medidor corresponde una tarjeta única. Como ambos dispositivos comparten una clave, si se intentara utilizar una tarjeta en un aparato ajeno, éste no la reconocería.”

Este clave, afirma el especialista, vuelve poco atractivo falsificar una tarjeta pues sólo funcionaría para un medidor, además, con los registros de la base de datos de la empresa responsable de los cobros se detectaría fácilmente a quien no recargara su plástico en forma legal.

Buscan aplicar tecnología
A pesar de que el sistema de prepago y suministro de agua potable fue diseñado a petición del municipio de Aguascalientes, esta tecnología no ha sido implementada en dicha ciudad debido al cambio de administración. Sin embargo, los especialistas del CICESE no pierden la esperanza de emplear este desarrollo tecnológico.

“La idea era implementarlo en el municipio de Aguascalientes, pero hubo un cambio de administración en CCAPAMA. Ahora tenemos la idea de lanzar un proyecto similar en Baja California, particularmente en Ensenada.”

El proyecto para Ensenada tendría algunas modificaciones pues no podrían ofrecerle a dicha entidad los mismos desarrollos que a Aguascalientes, ya que esta municipalidad posee los derechos del proyecto original. Entre las adecuaciones a realizar está la utilización de un nuevo lector para la tarjeta.

“En el medidor original utilizamos un lector similar al de los teléfonos públicos, ahora pensamos emplear uno que no requiera del contacto directo con el plástico, de modo que con sólo acercar la tarjeta se pueda transmitir la información al sistema”, puntualizó.

Respecto al financiamiento para el desarrollo del proyecto original, Enrique Mitrani reveló que se invirtieron 315 mil pesos a través del Fondo Mixto CONACYT-Aguascalientes.


Vista en:
Cambio de Michoacán: | Diseñan prepgago para suministrar agua potable
La Jornada | Crean tecnología para racionalizar distribución de agua

Technorati tags:

1 comentarios

  1. historiadivertida // lunes, noviembre 24, 2008 1:46:00 a.m.  

    ¿por qué el gobierno no reguló a la concesionaria en lugar de promover esta tecnología "como lucha contra la concesionaria"? la respuesta es obvia. Al gobierno le interesa privatizar el agua.