Compra en Amazon: Los más vendidos en ElectrónicaLa música más popular

Ayer no fue el día de algunos.

Al ex secretario particular del ex gobernador Felipe González González, Víctor Eljure, lo detuvieron y encarcelaron por un fraude con una prometida concesión de taxi, misma que prometió tramitar cuando despachaba en Palacio de Gobierno.
Eljure ya había defraudado a Banco del Centro y, al parecer, tienependientes otras denuncias por fraude.

Aunque lo supieron desde el lunes 12, fue el martes 13 cuando los medios se enteraron de las sanciones que la Comisión de Orden del PAN Aguascalientes impuso a cinco diputados del blanquiazul: Armando Rodríguez Domínguez, Efraín Castillo Valadez y Miguel de Loera Hernández, suspendidos por un año; Guadalupe Díaz Martínez, por 14 meses, y Antonio Arámbula López, por seis.

Y por si no fuera suficiente para un día de mala suerte, el diputado panista David Angeles dijo que los tres comisionados del Instituto de Transparencia del Estado de Aguascalientes (ITEA) son sospechosos de haber falseado la información, en base a la cual los diputados locales los designaron para garantizar el acceso a la información gubernamental.

Apuntes
Sin embargo, ninguno de estos asuntos tiene que ver con la mala suerte; mas bien se trata de cuestiones de irresponsabilidad, de abuso de poder y de franco cinismo.

El caso de Víctor Eljure es un ejmplo de como a la sombra de otro funcionario se pueden hacer negocios y engañar a los ciudadanos. Eljure nunca ocultó sus malas costumbres, incluso llegó a tene rproblemas con el manejo del dinero de la Secretaría particular y nunca fue sancionado y menos despedido del cargo.

Se sabía que no solo traficaba con concesiones de taxis, sino que también hizo negocios con boletos para el Palenque de la Feria, por recordar una de sus travesuras. Y nunca el entonces gobernador Felipe González lo dió de baja d ela nómina oficial.

En el caso de los diputados panistas, los castigos que recibieron tienen un motivo único: impedir que participen en el proces interno de selección de candidatos a alcaldías, que ya inició el blanquiazul. El pecado de los legisladores es ser parte del grupo político del gobernador Luis Armando Reynoso Femat, quien es la pluma de vomitar del autollamado grupo Institucional, encabezado por Arturo González Estrada.

No hay, en la sanción a los diputados, el ánimo de enmendar su comportamiento como militantes, sino una clara y aviesa intención de empujarlos fuera del ring político interno. La mafia panista los ha deja sin posibilidades de ocmpetir por miedo a que ganen en las convenciones y se hagan de las candidaturas que los amigos de Arturo González consideran suyas.

Y en el asunto de los comisionados mentirosos, lo que se ve es la incapacidad de los miembros del Congreso del Estado para hacer su trabajo de revisar con lupa la trayectoria de los aspirantes a un cargo tan importante como el de ser guardianes de la transparencia. Mas grave sería que se llegue a comprobar que los comisionados fueron propuestos por el mismo gobernador Reynoso Femat, porque eso hablaría de que los legisladores avalaron una maniobra del Ejecutivo estatlapara tener un Instituto de Transparencia a modo. Además, es de dar pena ajena que los comisionados no tenganlos pantalones para dejar el cargo al que llegaron en circunstancias bastante sospechosas.

Así, el martes 13 fue un día como otro, con el agravante de que desnudó las trapacerías de varios de los hombres y mujeres en el poder. Quizá, la mala suerte es para la sociedad aguascalentense, que padece a esa clase de gente en el poder.

Technorati tags:

0 comentarios