Compra en Amazon: Los más vendidos en ElectrónicaLa música más popular

El jueves 15, el gobernador Luis Armando Reynoso Femat mostró una cara que pocas veces se le ve, estaba sonriente, de excelente buen humor. Por la tarde, su oficina de prensa envió un comunicado para festinar el revés que la Suprema Corte de Justicia de la Nación dió a los diputados panistas, miembros del grupo autodenominado Institucional.

Esa era la razón de la felicidad del mandatario estatal. A media mañana ya sabía en qué sentido venía el fallo de la SCJN. Tanto que durante el discurso del diputado (institucional) Francisco Ortiz Rodríguez, el gobernador estuvo tomando notas y cuando los reporteros lo abordaron en el vestíbulo del Congreso, Reynoso Femat sacó su acordeón y se lanzó contra sus adversarios panistas.

El episodio, uno de los más virulentos en el enconado enfrentamiento que desde hace mucho tiempo sostiene el gobernador contra el grupo Institucional, es apenas un avance de lo que vendrá en el proceso electoral interno del PAN. Habrá una sangrienta guerra por las candidaturas.

Mientras que el grupo Institucional sancionó a cinco diputados luisarmandistas, el gobierno estatal respondió llevando a prisión a Víctor Eljure, el fraudulento ex secretario particular del ex gobernador Felipe González y ahora se apuntó un tanto a favor con el fallo de la Suprema Corte.

De todo este intercambio, se pueden inferir varias cosas:

- En el grupo panista, autodenominado Institucional, hay un odio feroz contra el mandatario estatal y su gente. Y cegados por la rabia harán lo que sea para impedir que la gente del gobernador tenga alguna posición en esas candidaturas que el PAN propondrá a los ciudadanos en la contienda electoral de 2007. Es la vertiente salvaje de un grupo de gángsters que se sienten dueños del estadio porque administran el partido que gana las elecciones. Lo demás no importa.

- Es claro que el gobernador Reynoso Femat ha caído en la cuenta de que sin la operación política poco puede hacerse. Y visto que está rodeado de inútiles, ha tenido que hacer él mismo esa operación.

- Aguascalientes y su sociedad esta en medio de un pleito de poder, en el que sus protagonistas atienden, ciegamente, a sus intereses particulares. Ni el gobernador y menos los Institucionales quieren ver por el futuro del estado y su gente. Son irresponsables y prefieren librar una guerra propia antes que abanderar los intereses de los aguascalentenses.

- En su estupidez supina, quienes han sido elegidos por los ciudadanos para conducir el rumbo del estado han abdicado de sus responsabilidades y se han enfrascado en una reyerta apasionada y subrayada por el pleito del poder por el poder. Es asqueroso que se combata para conquistar el poder y luego no se sepa qué hacer con el, con la excepción de dilapidarlo en beneficios para los socios y los amigos, siempre en perjuicio de la sociedad.

- Les faltan pantalones a los actores políticos para trascender sus bajas pasiones y cumplir con las obligaciones que, mediente el voto, les encomendaron los aguascalentenses. Una actitud que linda con el delito, la demencia y la bestialidad.


Technorati tags:

0 comentarios