Compra en Amazon: Los más vendidos en ElectrónicaLa música más popular



Vinculado a grupos de extrema derecha y acaparador de cargos públicos, el panista Francisco Valdés de Anda arrancó actividades como encargado de una oficina regional de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), en esta capital.

El ahora delegado ha pasado por todo tipo de posiciones: desde secretario municipal, funcionario de primer nivel en el gabinete estatal y hasta alcanzó una posición en el Congreso de la Unión, en que fue denunciado por recibir supuestos “sobornos” de empresas tabacaleras.

Para el Comité Directivo Estatal del Partido de la Revolución Democrática (PRD), la designación representa “el chambismo que ahora muestran algunos panistas”.

El pasado viernes 16 se abrió en esta ciudad una oficina regional de la CNDH, teniendo la asistencia de su presidente nacional, José Luis Soberanes, a pesar que Aguascalientes ya cuenta con su propia comisión estatal.

Pero lo más llamativo fue el nombre del elegido para encabezar esa área pública, recayendo la responsabilidad en Francisco Valdés de Anda, quien fue diputado federal en la anterior Legislatura.

Valdés de Anda es integrante de Desarrollo Humano Integral y Acción Ciudadana (DHIAC), uno de los membretes de la organización ultraderechista El Yunque.

Sus posiciones conservadores ya fueron mostradas desde que Francisco Valdés saltó a la escena pública. En 1995, el candidato panista Alfredo Reyes Velásquez ganó las elecciones por la alcaldía de Aguascalientes, y Valdés de Anda pasó a ocupar entonces la secretaría general del ayuntamiento.

La administración de Reyes Velásquez se caracterizó a escala nacional por su actitudes ‘medievales’, como cuando censuró una exposición fotográfica que contenía desnudos femeninos.

En el libro “Quiebra el capital político del PAN”, del periodista Héctor Zanella, el cual aborda el periodo municipal de Alfredo Reyes, se recuerda que el propio Valdés negó autorizaciones para la realización de concursos de belleza gay.

Bajo la sombra del soborno

Tras la victoria de Felipe González González en las elecciones por la gubernatura en 1998, Francisco Valdés comenzó a incrementar su currículo en puestos públicos.

Al comenzar el sexenio de González, el integrante del DHIAC encabezó la coordinación de asesores del gobernador, pero a comienzos de 2000 saltó a la Secretaría de Desarrollo Social estatal, en que permaneció poco más de un año.

A mediados de 2001, participó en la contienda interna del PAN por la candidatura a la alcaldía de Aguascalientes, siendo derrotado por Ricardo Magdaleno Rodríguez –el ‘delfín’ del gobernador--. Pese a ello, Valdés de Anda regresó al gobierno del estado para encargarse de una oficina de asuntos jurídicos.

Sin embargo, continuó su paso nómada en la política y, en 2003, contendió por una diputación federal por el estado, resultando ganador sobre el aspirante priista Oscar López Velarde, quien por cierto un año después perdería la gubernatura ante el panista Luis Armando Reynoso Femat.

Empero el paso de Francisco Valdés en el Congreso fue pobre y polémico. En diciembre de 2005, el también diputado panista Miguel Ángel Toscano aseguró que un grupo de asambleístas había recibido “sobornos” de parte de empresas tabacaleras para votar en contra de nuevos impuestos a los cigarros, entre ellos el legislador aguascalentense, quien amenazó con demandar a Toscano.

El legislador estuvo a punto de tampoco cumplir con su encargo en San Lázaro y, a finales de 2005, intentó sin éxito ser candidato del PAN al Senado por Aguascalientes.

Concluido su paso como diputado, ahora debuta como defensor de derechos humanos.

Chambismo

“Es increíble que un sujeto como Francisco Valdés, que mostró cero tolerancia a la crítica como funcionario municipal, ahora pretenda erigirse como representante de la Comisión de Derechos Humanos”, opina Fernando Alférez Barbosa, consejero del comité estatal del PRD.

Alférez Barbosa, quien fue diputado local cuando Alfredo Reyes era alcalde de Aguascalientes, establece que Valdés forma parte de uno de los sectores más conservadores del panismo, “lo que hará difícil que cumpla a cabalidad con una labor como la que pretende realizar”.

Así mismo, cuestiona el cúmulo de cargos públicos que ha sumado el panista en una década. “Cada quien puede tener aspiraciones políticas, pero lo de Francisco Valdés representa el mejor ejemplo del chambismo que ahora muestran los panistas y que, en su momento, tanto estuvieron criticando”.

Alférez mencionó que la CNDH debería estar informada de los antecedentes de Francisco Valdés en grupos de extrema derecha.

Acerca del tiempo que permanecerá Valdés en este nuevo cargo, exteriorizó: “Es una buena pregunta, como también establecer a qué responde esta posición o, en su caso, de quién se está protegiendo”.
Proceso.com.mx | En Aguascalientes, un ultraderechista vuelto ombudsman

Technorati tags:

0 comentarios