Compra en Amazon: Los más vendidos en ElectrónicaLa música más popular

Iluminemos Aguascalientes

Publicado por editor | 9/11/2008 03:04:00 p.m. | , , | 0 comentarios »

El otrora tranquilo estado de Aguascalientes ha sufrido un inusitado incremento de acciones violentas en nuestras calles y casas. Todo México resiente también un estado de inseguridad por el aumento de la delincuencia.

Además de la pérdida de vidas que esta situación ha causado, la sociedad mexicana ha presenciado un espectáculo de protagonismos así como falta de resultados y de acciones que tiendan a solucionar la escalada de violencia y el creciente miedo . En Aguascalientes, como sin duda en todos los estados, hemos testimoniado, operativos policíacos inéditos; persecuciones que eran ajenas a nuestra realidad; enfrentamientos de bandas con armas de alto calibre; secuestros a figuras predominantes de la elite empresarial; robos a domicilios con técnicas depuradas que sientan un precedente inequívoco; hay bandas organizadas que están atentando contra nuestro patrimonio, seguridad, familia y libertad.

Nos preguntamos ¿Qué más tiene que suceder o a quién tienen que matar para demostrar nuestra indignación y elevar nuestra inconformidad a las autoridades encargadas de nuestra seguridad?

Ha llegado el momento de que la sociedad mexicana busque reencontrarse, unirse y llevar a la calle el llanto acallado por el miedo reprimido para decir ¡YA BASTA!
Blog Iluminemos Aguascalientes

Las negritas son del editor de Blog Aguascalientes.

En diciembre de 2006, cuando fue ejecutado un comandante del grupo especial de la Policía Municipal de Aguascalientes, ninguno de esos "líderes" que ahora quieren iluminar el estado salió a decir pío en contra de la ejecución. Tampoco lo hicieron durante 2007 cuando los asesinatos de policías continuaron.

En los días previos a la Marcha blanca, escuché a Martín Barberena decir en la radio que una de las razones para ir a marchar era porque la delincuencia estaba tocando a figuras prominentes de la sociedad aguascalentense.

Es decir, mientras los ejecutados fueron elementos de alguna de las corporaciones policíacas, mientras los "levantados" fueron cholos de La Barranca o la Insurgentes, a esos "líderes" no les importó el clima de inseguridad. Ahora que los secuestrados llevan los apellidos de las personas de la "alta sociedad" aguascalentense es cuando salen a convocar para iluminar el estado y piden al resto de los aguascalentenses que abramos los ojos.

Esa ceguera de la "alta sociedad" les impidió ver que la espiral violenta que arrastra consigo la delincuencia organizada no llegó de la noche a la mañana, no se hizo de un día para otro. Se fue incubando en dos niveles: en el seno mismo de la "alta sociedad" con la llegada de empresarios que comenzaron a hacer muchos y variados negocios con los mismos empresarios que ahora salen a marchar en protesta. En el nivel de la calle, de las pandillas, de los barrios y las colonias, con la oleada de sustancias prohibidas en abundante oferta.

¿Nadie estuvo para ver esa incubación? ¿Nadie la percibió debido a la ceguera? O en realidad muchos nos hicimos de la vista gorda creyendo que lo que sucedía era una visión, entre otras cosas porque Aguascalientes "era" tierra de la gente buena y aquí no pasaban esas cosas que ya asolaban otros extremos del país.

Esos "líderes" que quieren iluminar Aguascalientes también quieren usurpar el papel de la autoridad y llevan pliegos petitorios, exigen asientos en organismos que ya tienen representación de los responsables de la seguridad. Ahora, esos "líderes" quieren decirle al gobierno cómo hacer las cosas, cuando antes invitaron a la gente a votar por esas autoridades, y en muchos casos les pagaron las campañas políticas.

Son, también, esos mismos "líderes" los que piden a gritos que el Ejército salga a las calles, porque añoran tiempos en que el control de los ciudadanos se hacía a la fuerza, sin juicio, en un continuo "jusílalos y después virigüas". Son los que añoran el control de las masas para mantener sus privilegios, su cercanía con el poder, su impunidad particular.

Con salir a la calle a marchar no se resuelve mucho, apenas nada, pero cuando la sociedad sale espontáneamente a la calle a protestar, la autoridad sabe que no está haciendo bien las cosas. Los españoles llevan décadas marchando contra la violencia de ETA, para recordar el continuo agravio. Mientras, los gobiernos hacen su esfuerzo, cumplen con su responsabilidad.

Es peligroso convocar a la protesta para manipularla, para usurpar el lugar de la autoridad, para "decidir qué ordenar a la autoridad", en nombre de los que protestan.

Dicen los "líderes":
Salimos a la calle para manifestarnos en paz, sin gritos, sin ofensas. En silencio, pero no por ello sin enojo, sin indignación, sin profunda pesadumbre y tristeza por nuestro país quebrantado por la violencia; marcharemos para encontrarnos en la empatía y la solidaridad, como pueblo soberano y libre de ejercer en todo tiempo el inalienable derecho de expresarnos y modificar una forma de gobierno que ya no queremos.

La marcha fué solo el acto iniciador de varias acciones de la sociedad civil organizada que desea incidir en la corrección de los vacíos e inequidades que el ejercicio de poder, injusto y asimétrico, ha infligido al desarrollo de la vida social de Aguascalientes y de México.

¿Modificar una forma de gobierno? Venimos a enterarnos que las elecciones y el sistema de representatividad en que se eligen las autoridades ya no les gusta a nuestros "líderes".

Venimos a enterarnos que el ejercicio del poder es "injusto y asimétrico". Pero si precisamente muchos de esos empresarios que salen a marchar son los primeros beneficiados de esa forma de gobierno, pues gracias a sus amistades con el gobernante en turno es que sus empresas obtienen contratos millonarios.

Por el blog nos enteramos que esos "lideres" quieren incidir en la corrección de los vacíos e inequidades. Supongo que pasando por encima de la autoridad, legítimamente elegida.

Ese es el peligro de los "líderes iluminados" que a la primera quieren, exigen, que se les suelten las riendas del poder, porque los otros, las autoridades que antes impulsaron ya no protegen sus intereses. ¿Por qué no los vemos denunciando los casos de corrupción que se construyen con el dinero destinado a la obra pública? ¿Por qué no salen de sus casas y marchan hasta el Ministerio Público a denunciar los negocios de los funcionarios en turno? Entre otras cosas porque son beneficiarios, directos o indirectos, del sistema que ha incubado la violenta niebla que ahoga al estado y al país.

Personalmente creo que los ciudadanos debemos salir a las calles a protestar. Por iniciativa propia, no por llamados de "líderes iluminados". Debemos salir a la calle a reclamarle a la autoridad, de cualquier nivel, que no ha cumplido la responsabilidad que en una elección, mediante el voto, los ciudadanos le delegamos.

Salir a marchar, cada domingo último del mes, cada viernes primero, cada sábado segundo o la fecha que sea, pero para ir a recordarle a la autoridad que tiene un compromiso atrasado, una tarea por cumplir.

Porque a mi no me convencen esas marchas en las que lo primero que se trata es de manipular para que no haya pancartas contra la autoridad, gritos en contra del gobernante, para que no se levanten los puños que increpan a quienes en campaña nos vendieron promesas y ahora nos entregan ineficiencia, incapacidad, irresponsabilidad. "Vamos a marchar de manera pacífica, en silencio", no vaya a ser que algún espontáneo le grite al gobernador cosas que lo incomoden, como en las peleas de box; o le reclamen al señor alcalde, que se autoengaña en sus anuncios diciendo que si cumple, porque en verdad no cumple. Vamos a marchar, pero censurados por los "líderes" que no quieren cortarse el cordón umbilical que los une al gobierno que aparentan criticar. A mi esas posturas no me convencen. ¿Y a ti?


Technorati tags:

0 comentarios