Compra en Amazon: Los más vendidos en ElectrónicaLa música más popular

La vicegobernadora

Publicado por editor | 12/19/2005 01:26:00 p.m. | 0 comentarios »


Luis Armando Reynoso Femat no sería gobernador de Aguascalientes de no haber sido por un favor que hace años le hizo Benjamín Gallegos Soto: con el ánimo de ayudarlo en su incipiente carrera política, El Bronco mandó a su asistente Carolina Rincón Silva para que apoyara al entonces precandidato a la presidencia municipal de Aguascalientes.
Reynoso Femat era un empresario que le tenía, como ahora, un miedo pavoroso a la prensa, temblaba frente a los reporteros; ahora lo hace solo frente a algunos, a los que no ha podido narcotizar con el dinero público, que no duele gastarlo en manipulaciones, embutes y otras trapacerías. Incluso invertirlo para obtener ganancia personal.
Con Carolina Rincón a su lado, Luis Armando se hizo de la candidatura a la alcaldía de la capital, pudo vencer las profundas diferencias con Felipe González González, ya en días de campaña y convirtió su paso por la alcaldía en una escalera de comodos peldaños para llegar a la gubernatura. A golpe de espot, de videoanuncio, de mercadotecnia política.
Durante años, Reynoso Femat se despertó con un resumen de prensa contado por la misma Carolina y al mismo tiempo con un recetario para enfrentar las molestas preguntas de los periodistas.
Pero no solo en asuntos de prensa adiestró ella al ahora mandatario estatal; paso a paso lo fue metiendo en los entretelones de la política partidista, de la intriga palaciega y la manipulación informativa; le allegó expertos oradores para que lo enseñaran a hablar a la gente y a mentir en público con la elegancia de una reina de feria.
Carolina Rincón construyó un Luis Armando del tamaño de las ambiciones de ambos y de la mano lo llevó hasta el gobierno del estado, la suprema ambición que Felipe Reynoso no pudo jamás conseguir. A la par, ella se convirtió en una vicegobernadora, capaz incluso de recomendar quienes estarían en el gabinete luisarmandista.
Redactora de discursos con retórica de superación personal, de artículos impregnados en bla bla blas utopistas al pie de los cuales sin pudor estampa su firma el mandatario incapazas siquiera de redactar un recibo. Por la boca de Luis Armando habla el espíritu de Carolina, que para eso también sirve ser el poder tras el trono.
Pero en esta historia de perversa manipulación, también ha salido a relucir la traicionera atitud de quien no sabiendo lo que tiene tiende a destruirlo, por ignorancia, por soberbia, por enfermedad de poder. Luis Armando le ha jugado rudo a Carolina pero ella ha sabido aguantar la tormenta, sabiendo que después vendrá la calma.
Carolina no será diputada federal por vía plurinominal, que para eso ya la han rechazado los panistas en el voto directo; aunque por presiones de arriba el Comité Directivo Estatal la hayan metido como la propuesta de género, enmendando con autoritarismo lo que el voto democrático se empeñaba en hacer resplandecer: la militancia blanquiazul no quiere a Carolina. Punto.
Lo que en la cima ha amarrado el candidato presidencial Felipe Calderón Hinojosa, por petición de su esposa Margarita Zavala, no lo desaten los militantes del PAN. Carolina Rincón Silva va a ser Senadora de la República, por vía plurinominal, que para eso va en el primer lugar de la lista.
¿Quién seguirá echando leña al fuego de la hoguera del ego de Luis Armando Reynoso Femat; quién seguirá alimentando sus ambiciones de poder que se subliman en un solo y apasionante deseo: ser Presidente de la República? Desde el escaño, la Senadora; quizá.

Technorati tags: , , ,

0 comentarios