Compra en Amazon: Los más vendidos en ElectrónicaLa música más popular

Durante la sesión permanente del H. Congreso del Estado, el miércoles 29 de octubre de 2008, el diputado César Amado Cervantes Mena (Convergencia), fijó postura en torno al caso de los desaguisados entre el periodista Manuel Appendini, corresponsal del diario de circulación nacional, “REFORMA” y la titular de Comunicación Social en Gobierno del Estado, Carolina Rincón Silva, quien arremetió en contra del comunicólogo, a raíz de una nota que el mismo publicara en la casa editorial para la que labora.






Desde hace un par de días, desde nuestras distintas trincheras hemos sido testigos –una vez más- de los bajos niveles de tolerancia de Gobierno del Estado para quienes piensan de una manera distinta a su forma de hacer las cosas.

Me sorprende el ser testigo de cuánto una nota periodística, ha despertado la furia del área de Comunicación Social del Ejecutivo, sobre todo cuando ésta fue publicada en uno de los diarios más prestigiados e importantes a nivel nacional; reconocido por su credibilidad y la cauta labor de investigación de sus reporteros.

En este sentido, la nota publicada hace dos días por Manuel Appendini en el diario “REFORMA”, en la que se señala el presunto desvío por 30 millones de pesos por parte de Gobierno del Estado, para favorecer al Club Deportivo Necaxa y el cual va en detrimento del presupuesto asignado a instituciones como el IDEA, el IVEA y el mismo Instituto de Educación, ha desatado acciones faltas de coherencia intelectual por parte de la instancia gubernamental.

Esta mañana, luego de la cadena de desaguisados que ha protagonizado sobre todo de manera unívoca la representante de Comunicación Social en Gobierno Estatal, Carolina Rincón Silva, es mi deseo -y en mi calidad de presidente de la Comisión de Recreación y Deporte en el H. Congreso del Estado-, fijar postura en lo tocante al tema deportivo que es el punto neurálgico de las discrepancias.

Este lamentable hecho, sellado muy puramente por el estilo de remediar las cosas que ha hecho suyo la jefatura a cargo de la Señora Rincón, será estudiado por las distintas comisiones cuya ingerencia es directa en el H. Congreso del Estado y de manera acuciosa.

En lo relativo a la Comisión de Recreación y Deporte, además de la citación, daremos vista a la Comisión de Vigilancia de la Contaduría Mayor, a fin de llevar la investigación hasta sus últimas consecuencias, dado que, igual que mis compañeros, los legisladores José Robles y Roberto Padilla, coincido en lo grosero que resulta para la ciudadanía, el oneroso gasto en desplegados que más que otra cosa, nos recuerdan el dicho popular de “el que nada debe, nada teme”.

Y en este sentido, quiero referirme precisamente al ataque público de la dama en mención, en contra del periodista Manuel Appendini, -de quien aprovecho para subrayar su profesionalismo característico-.

Para dicho ataque, se invirtió una fastuosa cantidad, -la cual resulta ofensiva-, y que pagó la descalificación estruendosa contra el informador, misma que se publicó en los principales diarios del estado y en la cual, la gran ausente fue la inteligencia, dado que ni siquiera se esgrimió con pulcra exactitud lo publicado por el periodista; antes bien, nos dejó a todos con un sabor de boca que no nos remite más que a un síntoma viceralidad, símil al enojo de los pleitos maritales.

Nosotros ya tenemos todos los elementos sobre la mesa; somos el aparato estatal que a fin de cuentas regula la asignación de presupuestos y, al parecernos absurdo el derrocharlo en la desacreditación de un periodista, lo que haremos será turnar el caso a las instancias correspondientes.

Al respecto, efectivamente, citaremos a comparecer a la Jefa de Prensa de Gobierno Estatal, a fin de contar con una amplia y transparente rendición de cuentas en cuanto al uso de los recursos públicos que nosotros mismos les autorizamos para fines meramente laborales.

No así para justificaciones inconsistentes que no la llevan más que a “hacerse del delito”.

En este sentido y en mi calidad de Presidente de la Comisión de Recreación y Deporte en el H. Congreso del Estado, informo que de manera oficiosa y por consenso entre los diputados que tenemos ingerencia directa en el asunto, solicitaremos a dicha instancia, se sirva comparecer ante el H. Congreso y hacer lo conducente en cuanto a rendición de cuentas de la manera transparente que todos nos merecemos.

Quiero hacer hincapié en que tales acciones que los diputados acordamos emprender, no buscan la cacería de una persona a título personal, sino exigir respuestas en cuanto a la utilización del presupuesto, insisto, asignado por nosotros para fines meramente de trabajo y el proceder de manera mediática, que consideramos innecesario, para “desmentir” un asunto que más que desmentido, parece una carta de desamor.

Sea pues mi deseo el de alzar la voz a nombre de mis compañeros de Legislatura, quienes se han mostrado irritados ante semejantes acontecimientos, por lo cual, queremos refrendar nuestro compromiso hacia la promesa que hicimos de vigilar a cabalidad la institucionalidad de este noble aparato gubernamental.

Technorati tags:

0 comentarios