Compra en Amazon: Los más vendidos en ElectrónicaLa música más popular

Felipe Calderón y Germán Martínez están preocupados por el futuro del PAN en las elecciones de 2009. Tanto en Los Pinos como en la colonia Del Valle saben bien que la cauda de derrotas en comicios locales que acumula el panismo en los últimos dos años —con excepción de Baja California— no es un buen augurio, y que a la ineficacia electoral del blanquiazul en los estados se sumará un ambiente adverso por la crisis económica, la violencia que viven varias entidades y los resultados insuficientes en materia de inseguridad.

El carácter de evaluación de la administración calderonista que tomarán las próximas elecciones federales, sumado a la fuerza del PRI en los estados, aumenta la desazón en las cúpulas panistas y explica por qué el Presidente decidió enviar al frente de la estrategia electoral del blanquiazul a sus hombres de más confianza, los que formaban su primer círculo en Los Pinos.

Pero hay algo más que preocupa a los calderonistas, por el daño que puede hacer al PAN en los comicios tanto federales como locales de 2009. Son una serie de personajes panistas, polémicos y controvertidos que, más que aportar a la estrategia, pueden significar auténticos “lastres” para el avance de Acción Nacional.

Esa lista de personajes que despiertan focos rojos en las cúpulas panistas la forman nombres como los de Manuel Espino, Vicente Fox, Marta Sahagún, Emilio González Márquez, Luis Armando Reynoso Femat y Francisco Garrido Patrón, entre otros.

(...)

Luis Armando Reynoso Femat, hijo del ex alcalde priísta de la ciudad de Aguascalientes, Felipe Reynoso Jiménez, que percibe como salario mensual de gobernador la estratosférica suma de 237 mil 900 pesos, está muy devaluado a los ojos de los panistas, con quienes se peleó abiertamente, además de que su administración ha sido tormentosa y muy cuestionada por la mayoría de los sectores de la comunidad hidrocálida.

Los propios panistas, entre ellos la mayoría de los diputados locales, lo han acusado de corrupto y de trabajar a favor del PRI. La ruptura entre el mandatario y su partido llevó al PAN a perder en 2007 la alcaldía de la capital y otras posiciones políticas. En este caso, el CEN del PAN está valorando una próxima expulsión de sus filas. Los motivos sobran.
Salvador García Soto, Serpientes y Escaleras, El Universal

Technorati tags:

0 comentarios