Compra en Amazon: Los más vendidos en ElectrónicaLa música más popular




Fotos: Juan Manuel Robledo/s.i.glo21

Una veintena de vecinos del fraccionamiento Solidaridad II, al oriente de esta capital, denunciaron este jueves 25 y mostraron parte de los atropellos que un operativo de elementos de la Policía Federal Preventiva (PFP) causó la noche del lunes 22 en una docena de viviendas. Incluso ya presentaron, por lo menos, dos denuncias de hechos ante la Procuraduría de Justicia estatal y un par de quejas ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH).
A las afueras de varias de las viviendas de la calle Coyolxauqui que fueron allanadas por los agentes federales, los afectados dijeron que no quieren en el estado la presencia de ese tipo de corporaciones. También los acusaron de haber robado dinero y teléfonos celulares.
Desde el viernes 19 de octubre, un centenar de agentes de la PFP realiza en el estado un operativo de combate al narcotráfico y narcomenudeo, solicitado al gobienro federal por el gobernador Luis Armando Reynoso Femat.

Allanamientos
Según el testimonio de los vecinos, desde las 20:30 horas del lunes 19, los agentes federales llegaron a la calle Coyolxauqui a bordo de camionetas, comenzaron a tocar puertas y sin mostrar órdenes de cateo se introdujeron a una docena de viviendas, algunas ubicadas en la calle Atotonitlán.
Los agentes, algunos encapuchados y otros vestidos de civil portaban armas largas, machetes y marros. A gritos y zarandeos entraron a las viviendas y comenzaron a ponerlas de cabeza, volteando colchones, vaciando cajones y dejando un reguero de cosas.
Claudia Ivonne Muñoz, que vive en Coyolxauqui 235, dijo que los agentes entraron a su casa alrededor de las 21:00 horas. Revolotearon su ropa y otros objetos y los dejaron dispersos por el suelo. A su esposo Juan Antonio Soledad lo sacaron a rastras a la calle, donde lo mojaron y le aplicaron toques eléctricos. La presencia policiaca en la vivienda duró hora y media. Ninguno de los dos esposo fue detenido. La mujer acusó a los agentes de haberle robado tres teléfonos celulares, cinco mil pesos que tenía encima de su ropero y varias joyas.
María Elena Mendoza Casillas, con domicilio en Atotonitlán 248, refirió que un agente que portaba un marro le ordenó abrir la puerta de su casa y enseguida se introdujeron los agentes, quienes llegaron hasta una recámara donde se encontraba dormido su esposo Luciano Santos Alonso, a quien levantaron y llevaron a un cuarto en la parte posterior de la vivienda, donde lo interrogaron.
Mas tarde, los agentes llevaron a los dos esposos a una bodega en el Centro Comercial Agropecuario, donde también esculcaron. Después regresaron a ambas personas a su casa. Tampoco aquí hubo detenidos. La mujer presentó la denuncia A-07/12266 ante la Procuraduría de Justicia estatal por el delito de allanamiento de morada.
Por su parte, Angélica María Muñoz Andrade, quien vive en Coyoxaulqui 236, dijo que los agentes revolotearon su casa, amenazaron a sus padres Javier Muñoz y Fidela Andrade, quien incluso se desmayó del susto causado por la presencia de las fuerzas federales.
Angélica María, presentó una queja ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y la denuncia A-07/12233 ante el Agente del Ministerio Público 10 de la Procuraduría de Justicia estatal.
Los vecinos dijeron que exigirán al gobernador Luis Armando Reynoso Femat que cesen los abusos de los agentes federales.

Defensa
En tanto, la vocera del gobierno estatal, Carolina Rincón, defendió en un comunicado de prensa la presencia de la PFP en el estado y dijo que los agentes no "están dando palos de ciego" y lamentó que las voces que antes reclamaron la presencia de los agentes federales sean las mismas que ahora reclaman su intervenciópn en la entidad.

Technorati tags:

0 comentarios